martes, 14 de agosto de 2012

LOS DOS ESCRITORES DEL ESCRITOR.


El escritor se mueve, al menos, entre dos escritores que luchan por sobrevivir en su interior. El primero se esfuerza por conseguir su estilo propio, su concepción de la literatura, sus temas y su forma particular de narrar. Lo que quiere decir, lo que dice y cómo lo dice. El segundo se mueve por la necesidad de ser leído, por perseguir los temas de moda, la exigencia del mercado, la exigencia de alcanzar un bombazo literario y su relación con agentes, editoriales y medios de comunicación.
 
Hay dos caminos: seguir el camino propio, encerrarse en la creación personal, sentirse el enemigo del mundo y perseverar en la línea marcada por uno mismo o estar atento a las tendencias, perseguir los temas de actualidad (literatura de mujeres, novela romántica, histórica, fantasy, etc...), contar las historias con estructura de Best Seller (inicio con conflicto, avance con diálogos y escenas visuales, giros constantes, mantener la atención del lector, etc...) e ir como loco persiguiendo de cerca los espejismos.  

Como siempre, la elección es dura y el espesor de la sangre de cada uno u una tendrá mucho que decir al respecto. Es imprescindible seguir el propio olfato, empecinarse en decir las cosas en las que crees, escribir buena literatura y dar alas a la creatividad pero también se necesita estar en el mundo, escoger bien los temas y los tratamientos y escribir sobre temas que interesen a las editoriales y a la gente.

El escritor corre una carrera de fondo y debe tener sobre todo paciencia, olfato y paciencia y no ser un idiota. El éxito fácil nunca es tan fácil como parece y el encerrarse en uno mismo puede asesinarnos sin que nadie se entere de que escribimos tan siquiera.

El escritor debe ser consciente de que tiene dos escritores dentro de él y que debe cuidarlos a ambos por igual.

Piluca Vega y Fernando Riquelme
           Página Tres.   

9 comentarios:

  1. Una muy interesante reflexión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada, estoy totalmente de acuerdo. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ...en mí hay dos tipos más de escritor... uno despreocupado por la imagen, que fuma en pipa sentado en una playa de Cuba frente a una máquina de escribir con un vaso de vino cerca, como Hemingway, el cual me hace creerme el centro del universo... y luego está el señor bajito y con bigote, repeinado con brillantina y algo repelente que me pone los pies en la tierra...
    ...entre uno y otro tengo una pelea constante que siempre acaba en tablas...

    ResponderEliminar
  4. la elección de siempre: ¿trabajas para vivir... o vives para trabajar?

    ResponderEliminar
  5. Parece la cuadratura del círculo...
    Pero es inapelable. Y en eso estamos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Buscar el equilibrio...
    ¡Buena reflexión!
    Un saludo.

    Xus González

    ResponderEliminar
  7. en mí habitan más escritores; el inseguro, el soberbio, el de la tarjeta de visita, el que se hace preguntas, el que escribe para respirar, el ego, el que encuentra respuestas, temporales, el histriónico, el íntimo, el soñador al fin y al cabo.

    cristina.

    ResponderEliminar